MINISTERIOS  


Educación en el estudio de las Escrituras para todas las edades. Contamos con Estudio Bíblico para adultos, jovenes y niños. "Escudriñad las Escrituras; porque a vosotros os parece que en ellas tenéis la vida eterna; y ellas son las que dan testimonio de mí" (Juan 5:39).


Impartir el mensaje de salvación a través de Cristo Jesús. Se realiza evangelismo en las calles, visitas y cultos en los hogares, ayuda local y foranea conforme a nuestras posibilidades y las necesidades presentadas, actividades familiares y sociales en la iglesia u otras locaciones para seguir cumplindo con el mandato de la Gran Comisión. "!!Cuán hermosos son sobre los montes los pies del que trae alegres nuevas, del que anuncia la paz, del que trae nuevas del bien, del que publica salvación, del que dice a Sion: !!Tu Dios reina!" (Isaías 52:7).


Ministerio dedicado a la educación Bíblica de los niños, contando también con programas sociales, distribuidos de la siguiente manera: SALA CUNA (0 ─ 3 años), TESOROS DEL REY (4 ─ 7 años), EL COMPAñERO (8 ─ 12 años). "Pero Jesús dijo: Dejad a los niños venir a mí, y no se lo impidáis; porque de los tales es el reino de los cielos" (Mateo 19:14).


Ministerio dedicado a las actividades sociales y educativas para adolescentes y jovenes. Discipulado en la enseñanza de la Palabra de Dios, actividades espirituales y sociales. "Ninguno tenga en poco tu juventud, sino sé ejemplo de los creyentes en palabra, conducta, amor, espíritu, fe y pureza" (1 Timoteo 4:12).


Ministerio dedicado a la intercesión de las peticiones y necesidades de la iglesia, los hermanos, y quién desee la oración. Se realiza de una a dos veces por semana, también oración personal, visitas a los hogares, oración teléfonica, etc. "Orad unos por otros, para que seáis sanados. La oración eficaz del justo puede mucho" (Santiago 5:16).


Ministerio dedicado a la consejeria cristiana. Si tienes problemas y eso te impide servirle libremente a nuestro Dios Todopoderoso, no dudes en contactarnos. Estamos para servirte. "Sobrellevad los unos las cargas de los otros, y cumplid así la ley de Cristo" (Gálatas 6:2).